jueves, 24 de abril de 2008

Qué daño ha hecho IKEA a mi autoestima

Hoy quería hablaros de como ha quedado mi autoestima desde que pusieron IKEA en la zona donde resido.
Me explico, como muchos hombres yo soy aficionado al bricolaje casero y mi mente, en cuanto ve un hueco en la casa ya está en funcionamiento para ver qué tipo de armario o estantería puedo hacer y montar allí.
La situación es la siguiente, veo el hueco, a continuación voy inmediatamente a la caja de herramientas a coger el metro y me pongo a coger medidas, y por supuesto las tomo con una aproximación, más o menos.
Le cuento a mi mujer el plan, ella comenta (cosa que antes de IKEA no pasaba) "¿Por qué no miramos el catalogo de IKEA y vemos un armario que seguro que nos sale mas barato y con menos trabajo?" Esto por supuesto toca mi autoestima y yo le contesto "que te pasa, ¿que no crees que lo pueda hacer yo solo?, pues ya verás"
Total, que voy a la serrería con mis medidas aproximadas y elijo la madera, lógicamente el carpintero me las corta con las medidas que yo le he dado.
Después mi cabeza empieza a funcionar, "¿hago dos baldas y dos cajones o todo baldas? Mejor voy a la carpinteria y veo qué me sale mejor de precio.
Vengo a casa tan contento con las maderas y me pongo a montarlo, un martillazo por aquí, huy esta no encaja bien ¡va! con un poco de cola y un par de martillazos queda como nuevo. Después van pasando las horas entre cabreos y mala leche entre las que aparecen frases como las siguientes:
  • Este carpintero es un chapuzas me ha cortado mal las maderas (no será porque he tomado las medidas a voleo).


  • Mierda, el hueco ha encogido y ahora tengo que ajustar. (El ajuste consiste en martillazo aquí y allá)


  • Y otras por el estilo en el que la culpa nunca es mía ya que mi autoestima no me lo permite.

Por fin el armario está montado y llega la hora de meterlo en el hueco, he aquí la cuestión, el armario entra a martillazos, está descuadrado, cojea de un lado y las baldas no están totalmente rectas. Esto es la realidad, aunque cuando le enseño a mi mujer el armario y me hace ver los errores mi autoestima no lo admite y dice "bah, con un perfil aquí y una cuña por allí esto queda arreglado. Finalmente el armario queda montado más o menos.

Todo esto me ha costado más o menos 40 horas de trabajo + 2 de cabreos. Me he gastado 300 euros y encima en las estanterías no entra todo lo que sí entraba en mi mente.Si lo hubiéramos comprado en IKEA nos hubiera costado 3 horas de visita a IKEA y unos 100 euros del armario.Como comprenderéis la siguiente vez que hay un hueco en la casa mi mujer se lanza a coger el catálogo de IKEA (su libro favorito) y mi autoestima y yo no podemos decir nada.



Publicar un comentario
Related Posts with Thumbnails