lunes, 9 de junio de 2008

Huelga

No, no me declaro en huelga de teclas caídas, quiero hablaros de la crisis-huelga de camioneros que nos está acechando...
7:00 de la mañana, la radio me despierta anunciando los 7km de retenciones en la frontera con Francia. Se da la coyuntura de que estoy a un pasito de la France y me encanta ir de vez en cuando a mirar, comprar, y admirar sus suelos limpios. Qué bien, pienso, si la huelga esta va a más y no llegan productos, excursion al canto, a pasar el dia a la tierra madre del Carrefour, ¡con lo que le gusta ese plan a Paddelman! Por si acaso, decido bajar al Eroski a por fruta y verdura, que casi no tengo y mis cahcorritos comen como limas y no entienden de huelgas. Porque servidora puede tirar a base de pasta, arroz y cuscús, pero la progenie es la progenie, y eso es sagrado. Encamínome al comercio citado, pensando: "ya verás Juanita, la peña se habrá vuelto loca, estarán arrasando con todo, si es que la histeria es muy mala, y si es colectiva, más". Asi, caminaba yo, feliz, con mi carrito súper práctico, pensando que para un par de lechugas, unas zanahorias y unos plátanos me va a sobrar espacio, pero no me apetece coger peso, que luego la espalda se resiente.
Llego al lugar. Entro como en una película. Alguna que otra estantería vacía, no hay demasiada gente pero la que hay mira raro, como diciendo: "no vengas a quitarnos comida". De repente me siento como Juliette Lewis en el "Abierto hasta el amancer" observando cómo se convierten en vampiros los demás, incluida Salmita Hayek. Cojo un carrito, y dirijo mis pasos a la zona de las frutas, mirando de reojillo como Tippy Hedren en "Los Pájaros". Tengo miedo. Si, lo admito, he pasado miedo. "Juanita, vete a tiro hecho" Y así procedo, plátanos, cebollas, zanahorias... ¡Ah! Huevos, necesito huevos también. Mierda, estantería vacía. Sólo quedan huevos de gallina pija, de a 1,50 la media docena. Pa su tía. Voy relajándome mientras pienso que esto de la huelga es una estrategia del gobierno para hacernos comprar, para comprobar nuestro poder adquisitivo, y luego decir: "¿Pero qué decis que está todo caro? Bien que comprais..." Pues a mi no me van a pillar, nos ha jodido. Yo, a por lo justo. Mientras voy metiendo cosas al carro, veo un grupo de 4 jubilados con su carrito lleno de productos de primerisima necesidad, entre ellos 2 botes de nocilla de los grandes y 4 botellas de 2 litros de coca cola. ¡Ja! pringaos...
Por fin llego a la caja, voy sacando las cosas, voy a por mi carro. Empiezo a llenarlo... Ay.. Que no me va a caber todo... Bueno, todo por mi prole. Que no les falte su puré de calabaza (a 3,89). Y para celebrar el cumple de Paddelman pues algun caprichín, claro.
¿Tarjeta travel? Me dice la cajera. Si, toma. Vale, son OCHENTA Y CINCO CON CUARENTA. ¿Quéééééé? ¡Joder, pero si sólo he cogido lo necesario! Bueno, y los huevos de gallina pija. Cojo mi carrito y me voy. Ah, y además del carro, cinco bolsas llenas hasta los topes. Mi espalda, mi pobre espalda...
Publicar un comentario
Related Posts with Thumbnails