miércoles, 4 de junio de 2008

¡He vuelto de Barcelona!

Por fín despues de un fin de semana he conseguido volver. El fín de semana no empezo bien ya que levantarse a las 5:00 a.m para coger el vuelo no parecía buena idea, pero aún así alla fuí, a Barcelona. Como muestras os dejo unas fotos para que comprobeís que efectivamente estuve allí.



En la foto estamos (de izquierda a derecha): Mi hermana (Piso Piloto, notese el parecido), El búho y un servidor de ustedes. De fondo la Sagrada Familia.

El arco del triunfo lo encontramos cuando queríamos ir a las Ramblas, mis compañeros de viaje dicen que me perdí, yo sin embargo creo que el mapa estaba mal. Lo que nadie me aclaro es de que triunfo es el arco.

Como habíamos madrugado decidi echarme la siesta momento que aprovecharon Piso Piloto y el búho para hacer de las suyas. ¡Graciosos!

Pero lo mejor estaba por venir, el objetivo principal era llevar al búho a un concierto de Bon Jovi y como no podía ser de otra forma yo me ofrecí a llevarlo allí.


El búho llegó al Estadio Olimpico de Montjuic, junto con 50.000 personas más para el concierto.

Finalmente el gran evento tuvo lugar:



Como curiosidad comentar que tanto tiempo fuera de casa a uno le entra morriña. Y ¿de qué? os preguntareís. De la comida, claro. Todo vasco que se precie de serlo, tiene la obligación de comer bién en todo momento y en todo lugar. Así que nos fuimos a comer a un restaurante vasco llamado "txirimiri". Pero que sorpresa la nuestra que al entrar vimos que camareras y cocinero eran... ¡chinos!. En honor a la verdad hay que decir que comimos muy bién, pero creo que el nombre real del restaurante era "txino-rimiri".

En cuanto a la vuelta solo puedo decir que nueve horas de tren son muchas. Sobre todo si la compañía con la que viajas pone el salvapantallas en cuanto dejas de hablar cinco minutos. Que capacidad de dormir tiene Piso Piloto. Aún así yo tenía un plan para que la vuelta no se me hiciera larga. Leí una revista, un periódico, empecé a leer un libro, fuí a la cafetería del tren, intente dormir...después de todo esto miré el reloj y ya solo me quedaban...SIETE largas horas de viaje. Fueron eternas....

En la próxima entrada os contaré porque no puedo volver a Barcelona.

4 comentarios:

Juanita Castillo dijo...

Me alegro de que hayas vuelto, parece que lo habéis pasado bien. Ahora, yo pensaba que ibas a estar en primera fila saltando y gritando...

El Portero dijo...

Cuando cogí las entradas el año pasado, mi acompañante de viaje iba a ser la presidenta. Y no le gustan los tumultos de primera fila. Además lo que es primera fila enfrente del escenario tiene unos precios inalcanzables para mi.

m4n010 dijo...

jajaja, así que un restaurante vasco chino, lo que hay que ver.

Piso Piloto dijo...

en mi defensa diré que iba preparada para enfrentarme a 9 horas de juegos varios en el tren, pero a el Portero le daba vergüenza sacar su saco de juegos delante del resto de pasajeros del tren, así que me puse en modo "ahorro de energía", pero en cuento se menciona la palabra comida salgo de mi letargo :-)

Related Posts with Thumbnails