sábado, 2 de agosto de 2008

Arzak (I)

He estado dándole vueltas a varios títulos para la entrada, como: "Oh, dulce misterio de la vida, al fin te he encontrado", "I've been to paradise", "Hoy he ido, he ido y he flipado" o "Dios existe y se llama Arzak". Pero me quedo con la que léeis aqui arriba, que yo creo que engloba todas ellas.

Si amigos, HE ESTADO en Arzak. Y no me refiero a que he pasado por delante o he entrado a hacer pis. Noestaella es una mujer de palabra (Top 50 ) así que allí nos plantamos las dos, ayer a las 14h. La verdad es que no sé por dónde empezar porque todo, absolutamente todo fue perfecto. Desde el más mínimo detalle de la "mise en scène" hasta las piedras lunares que tomé de postre.

Para empezar, Elena (hija de Juan Mari) viene a saludarnos y nos dice: "venid, que os voy a enseñar la cocina" Ya desde ese momento, flipando. Aclararé que Noestaella conoce a la familia Arzak, y tuvimos el privilegio de ver el "backstage", pero no sólo la maravillosa cocina.
Tras subir unas empinadas escaleras de zinc, Igor Zalakain nos llevan a la bodega. Era como estar dentro de la pirámide de Keops (vale no he estado pero me lo imagino) El ambiente invitaba al recogimiento y a hablar poco (o nada) pero nuestra emoción y ansias de saber nos impidió cerrar el pico (de acuerdo, somos de naturaleza cotorra, qué le vamos a hacer ). Impresionante la bodega. Luego seguimos a Igor hasta el laboratorio-cocina de Xabier Gutiérrez. Allí es donde cuece sus geniales ideas.
De allí, a la cámara del faraón, o lo que es lo mismo, al catálogo visual de especias. La sensación era de haber descubierto un tesoro. Hay no sé cuántos miles de especias registradas, en cajitas, que impregnan la sala de un maravilloso olor a zoco. Casi teníamos la sensación de haber comido ya cuando bajamos al comedor, recientemente reformado.
Nuestra mesa nos esperaba. Manteles impecables, y unas servilletas preciosas que me recordaban a los paños de cocina de mi abuela...

... Continuará...
Publicar un comentario
Related Posts with Thumbnails