jueves, 29 de mayo de 2008

Un día sin red

Sucedió hace dos días, a primerita hora de la tarde. Los cachorritos estaban en su siesta, durmiendo plácidamente, momento en el que mamá leona (o sea, yo) aprovecha para surcar los mares cibernéticos y ponerse al día de correos, entradas blogueras, últimos articulos para bebés, trajes de danza oriental y demás. Me acomodo tranquilamente frente al ordenador, clico en el símbolo azul que es la entrada a este maravilloso mundo, y, oh terror, pavor, no puede ser... "Internet Explorer no puede abrir el sitio", o lo que suele poner en estos casos.
¿Cómo que no? ¿Qué pasa? Como soy una experta inexperta (expresion inspirada en el señor Feliz Infeliz-ver consultorio Dra Dancing) empecé a ponerme nerviosita, pero me dije, "Juanita, calma. Piensa" Si, si, piensa Macfly, que decían en Regreso al Futuro. Miro al modem, con miedo, y descubro que la lucecita que debería estar encendida no lo está. Mierda. Bueno, vamos a probar a desenchufar y enchufar. A ver si asi. Nada. Otra vez. Pues nada. Nada de nada. Sudores frios, temblorina, y ¿ahora qué hago sin internet? ¡¡¡Joder si tengo que pagar mi última adquisición de ebay!!! (otro día os cuento) Ay. Llamo a la compañía suministradora de red. Que me mandan un técnico. "Es bastante urgente", les digo. Ya, como quien oye llover, me anuncian la visita del doctor en modems para 24 horas después. Pues hala, a resignarse. Ahora que vuelvo a estar en red tengo que ponerme al dia de emails, y todo lo que dejé pendiente. Si no fuera porque soy yo misma le preguntaría a la Dra Dancing qué hacer en estos casos de síndrome de abstinencia... Os dejo, voy a seguir dando besitos al ordenador... Ay querido, cuánto te he echado de menos, no vuelvas a dejarme por favor...
Publicar un comentario
Related Posts with Thumbnails