martes, 27 de mayo de 2008

El libro del búho (7)


-Venga, Oli. ¡Que ya han llegado todos!- le grito Ivan desde la puerta.

"Todos, ¿quienes son todos?"-pensó Oliver-"La familia Von Trapp, la familia Adams, la familia Corleone o la familia tocame los coj...". Mientras divagaba, entró en la casa y sí la pradera que había visto estaba descuidada, el resto de la casa estaba que daba pena verla.

-El techo no se caerá ¿verdad?
-Sólo si quieres ponerle una lámpara-respondió Iván.-Sígueme.

Llegaron a la cocina o, mejor dicho,el sitio donde el que tuviera la desgracia de vivir allí cocinaba. Un camping-gas, un microondas y una nevera. Por supuesto en semejante mansión , no podía faltar una mesa y una silla plegables para no comer en el suelo. Eso era todo lo que había en la habitación.

-Bueno entrá en el frigorifico-le dijó Iván.
-¡Y una mierda! Sí tienes calor te metes tú.-contestó Oliver, con cara de preocupación. No había sido una buena idea ir hasta allí.
- Te voy a decir una cosa, me estoy cansando de tus tonterías, ha venido gente de muy lejos para ayudarte y si no te ayudan; te entierran. Así que haz el favor de abrir la nevera. ¿Si lo prefieres puedo ser más... "persuasivo"?

A Oliver no le gustaron ni las palabras, ni el cambio de actitud que había en su "chofer". Pensó en golpearlo y hechar a correr, podía hacerlo...o eso creía, pero a donde iría, no tenía modo de volver. Se dirigió a la nevera, tomó aire y abrió la puerta.

-¡La madre que me parió!-exclamó Oliver.

La nevera no era una nevera, sólo era una puerta desde la que nacían unas escaleras que bajaban al sotano de la casa. "¿Y ahora qué? "pensó.
Publicar un comentario
Related Posts with Thumbnails