lunes, 19 de mayo de 2008

Estoy hasta el chiqui

En efecto, no puedo más, estoy hasta el chiqui del chiqui chiqui, del chikilikuatre y de la madre que lo parió. ¿¿Pero este hombre no descansa?? Bueno él no, tooooda la maquina comercial-publicitaria-circense que se ha montado a su alrededor. Es una invasión, no puede una ni desayunar en paz oyendo las noticias en la radio. Publicidad, vale, tiene que haber. Hale, el puto chiqui chiqui otra vez, ahora promocionando el nuevo juego de la once, cada dos por tres sonando con esa voz nasal imposible que saca el h*****ta. En la tele es peor o más, con los putitonos, digooo politonos, sonitonos y chichitonos... ¿Pero cuándo acaba esto? Llevo un mes preguntándome cuándo coño es eurovisión para terminar con esta tortura, disfrutar con el ridículo habitual que "solemos" hacer (me da hasta escalofríos usar la primera persona del plural) y a otra cosa mariposa. Pero ah, ilusa, seguro que el fin no está cerca, el verano se nos echa encima y con él los anuncios de verano mix, disco estrella y demás, y tengo una lejana idea de cual va a ser la canción estrella. Sólo nos faltan los imitadores baratos. Entonces ya apaga y vámonos.
Ay, no me encuentro bien. Creo que voy a dejarlo aqui.
Publicar un comentario
Related Posts with Thumbnails