sábado, 4 de abril de 2009

Vacaciones a remojo

Por el título se podría pensar que Juanita ha estado de vacaciones y ha llovido todo el rato... NO. Si echamos la vista atrás, os acordaréis de mi entrada Vacaciones en la Zona Cero , de hace justo un año, cuando una inesperada avería del frigorífico nos jodió los planes de vacaciones. Pues por ahí van los tiros...
De todas las averías que puede haber en una cocina, ¿cuál creéis que me ha tocado esta vez? Empezamos a sospechar que algo iba mal cuando encontramos un sospechoso charco entre la lavadora y el lavaplatos, pasando por el fregadero.
"Uyyyy.... va a ser la lavadora, hay que comprar una nueva" Vale, tengo una tendencia consumisto-compulsiva, lo admito.
"Aunque también puede ser el lavaplatos, ya tienes unos años, la verdad" Ya me veía yo haciendo estudios de mercado de las últimas novedades en uno u otro electrodoméstico, digitales y programables, claro, a ver cuál se ajusta a nuestro ya ajustado presuspuesto...Pues no. Ni uno ni otra.
ERA EL FREGADERO.
¿Y cómo puede estropearse un fregadero? ¿Los tubos? ¿El desagüe? Nooooooooo... ¡Se rajó de lado a lado! Como lo leéis, mi maravilloso fregadero blanco de silgranit se rompió. ¿¿¿Pero cómo??? Pues no lo sé, pero tenía una raja de lado a lado, por dond se filtraba el agua hasta que vimos aquél fatídico charco.... Probablemente fue al meter una cazuela o algo grande "a lo bruto", muy de mi estilo, todo hay que decirlo.
Bien, una vez detectada la avería y perdiditos de caca todos los santos en los que nos cagamos, empezamos la OF (Operación Fregadero). Qué cosa más triste, de verdad, no os lo podéis imaginar. Encima, para más guasa, ya no hacen un modelo como el nuestro, y no existe ninguno de esas mismas medidas. No es posible, alguno habrá, pensaréis. Os juro que NO. Lo único que hemos conseguido es uno un poquito más grade, con lo cual no nos hemos librado de "recortar" la encimera de granito. Hala, ya puestos si lo sé cambio la cocina entera y redecoro un poco mis tortillas de patata... Asi que obrita al canto, y menos mal que han sido unos profesionales muy profesionales, que no han dejado ni rastro de su visita. Tan sólo un hermoso fregadero de dos pozos, donde nos pondremos a remojo este verano la familia al completo. Igual hasta cabe el gato, oye.
Publicar un comentario
Related Posts with Thumbnails