miércoles, 11 de marzo de 2009

Operación Fashion Cat (I)

Estamos inmersos en plena temporada de pasarelas, Madrid, Paris, Milán, Nueva York... Y mi último descubrimiento viene al pelo. A las uñas, más bien. Os cuento. Muchos ya sabréis qui mi dulce y tierna gatita blanca parece que se crió con los tigres más salvajes cuando era pequeña y por desgracia para mí conserva intacta la ferocidad que con ellos aprendió (ver Me pareció ver un lindo gatito... )
Como soy consecuente con mi deseo infantil de tener gato, no contemplo la posibilidad de darle pasaporte, como muchos a mi alrededor sugieren, ofreciéndose incluso a ejecutar ellos mismos el crimen, de forma no dolorosa, aseguran. Puede parecer una locura, pero a pesar de todo quiero a mi gatita. Y aunque me mate a sustos y me tunee con sus arañazos cuando menos me lo espero, es una más de nuestra hermosa familia. Nunca se sabe cuando pueden ponerse de moda los zarpazos sangrantes en manos y pies, oye.
Después de todo, hay que amar a los animales, ¿o no? Por eso mismo mi nueva ocurrencia conjuga a la perfección neutralización de ofensivas con estar a la última moda gatuna. Después de uno de sus ataques y de otro "esta puta gata va a acabar conmigo" me puse a investigar y descubrí esta alternativa:
¡uñas de vinilo para gatos!

¿¿Eh?? ¿Juanita pero qué nos cuentas? ¿Se te ha ido la olla? Puede que sí, amigos, pero no os parecerá tan... lo que sea que os parezca cuando veais el efecto:

No, el modelo no es mi linda gatita. De momento el proyecto sólo es un proyecto. Se trata de unas uñas postizas, de vinilo o silicona. Como véis hay de distintos colores además del discreto modelo transparente. ¡Y también hay modelos bicolores! (http://www.softpaws.com/). Hasta sepuede pedir un set multicolor, y ponerle asi de mona en navidad, por ejemplo:

El proceso de aplicación parece bastante sencillo: Primero limpia las uñas de las manos del gato con alcohol y corta solo las puntas con cuidado para que el producto se adhiera firmemente. No es necesario aplicar los postizos en las patas traseras. Luego llena los capuchones hasta 1/3 con el pegamento usando los aplicadores, extiende las uñas presionando suavemente entre tus dedos la mano del gato y coloca cada uña en su sitio. Aunque parezca engorroso, esto al gato no le molesta y te será muy fácil hacerlo. Finalmente mantén quieta a tu mascota durante 5 minutos hasta que el adhesivo se seque. (http://www.tiendanimal.es/)
No sé qué parte me gusta más, la que dice que hay que limpiar las uñas del gato con alcohol, o la de tenerle quieto cinco minutos para que se seque el pegamento... Jaja, jajaja, JAJAJAJAJAJA.... Tratándose de mi gatita veo menos arriesgado ir de vacaciones a la franja de Gaza.
A pesar de todo, me parece una buena idea, y creo que puede funcionar. Pero, como todo buen plan, tiene sus obstáculos a superar:
Nº1: convencer a Paddelman
Nº2: convencer al veterinario para que se las ponga él
Nº3 (y el más importante) decidir qué color/es elegir

Asi que amigos búholectores, colegas de blog, acepto sugerencias para superar los tres puntos citados. ¿Habrá una Parte II? ¿Conseguirá Juanita fashionvictimizar a su gatita y lucir manos libres de arañazos este verano?
Continuará... O no (Si muero en el intento, que sepáis, que yo, como Nati Abascal, os quiero, ¡yo quiero a todo el mundo!)


Publicar un comentario
Related Posts with Thumbnails