lunes, 17 de noviembre de 2008

Con la muerte en los talones...

Este sería un buen título para una crítica de cine, pero no. Os quiero contar lo que me pasó ayer. No penséis que mi vida peligró, Juanita está sana y salva.
9 de la noche sin dar, Paddelman y yo aprovechamos para terminar de ver una peli que habíamos dejado a medias, "Leones por Corderos". No es que no me gustara, pero no era mi día para guerras, bombardeos, muertes y esas cosas. Ya sabéis, hay días en los que apetece ver algo fácil y tonto, tipo chico conoce chica, chico invita al baile a chica... "esa es de las tuyas", suele decirme Paddelman.
Para quitar la sensación agridulce que me dejó, empezamos a ver "Entre mujeres". Empieza bien, qué guay, parece de las mías. Hasta que le diagnostican cancer a Meg Ryan. Joder, yo que quería algo superficial y tontito... Pues nada, la dejamos para otro día. Vamos a poner Pekin Express para ir cogiendo el sueño... No habían pasado ni 3 minutos y una de las concursantes se pone malita y cuenta a la cámara que tiene cáncer. Joder, pobre chica, pensé, hay que tener valor para meterse en ese embolao y sin que nadie lo sepa.
Cada vez parecía más dificil encontrar algo agradable con lo que irse a dormir... Asi que cambiamos de canal. Me voy a la Sexta, ponen "Vidas anónimas", esto puede servir, pienso convencida e ignorando por completo lo que me esperaba... Reportaje en un tanatorio, enseñan el horno POR DENTRO, ardiendo... Ay.... No puede estar pasando... No es mi intención frivolizar con estos temas, simplemente necesitaba un ratito de evasión antes de ir a dormir. Asi que a la mierda la tele, pongo la radio. Me han dado las doce de la noche, en la Ser emiten El Larguero, magnifico sedante para amantes del fútbol como yo...
Publicar un comentario
Related Posts with Thumbnails