sábado, 24 de abril de 2010

Los libros, en papel

Para celebrar que ayer fue el dia del libro, quiero contaros lo que pienso acerca la nueva tendencia llamada "E-book". Como sabréis se trata de una especie pantalla portatil donde uno carga, descarga y lee lo que se le antoje. Bien, mi postura es muy clara al respecto: PAL GATO.
Que no, que no me van a convencer. Que ni progreso ni historias, hombre. No es que sea yo una ultraconservadora, es que es un ultraje al libro en sí mismo. El e-book es una parodia seudocómica del maravilloso mundo de los libros de verdad.
Los libros son algo físico, me atrevería a decir que son casi seres vivos, pues les afecta el paso del tiempo amarilleando sus páginas y modificando su olor. Por no hablar de cuando van de mano en mano, cuando pasan de padres a hijos (Papá prometo devolverte todos los que te he tomado prestados...) Prestar un libro es algo serio, yo no se los dejo a cualquiera, es como mis cosas de baile, sagradas!
Recuerdo que de niña jugaba a las librerías con mi padre, yo era la clienta y le pedía algun libro, normalmente de historia, de Napoleón. Él hacía de librero y me iba enseñando eso preciosos ejemplares uno por uno. Lo tomaba con cuidado entre sus manos, lo abría despacito, cerraba los ojos y entonces metía la nariz. Literalmente. Y entonces inspiraba a conciencia, como si quisiera que el olor de sus páginas llegara hasta sus pulmones. Así descubrí lo maravilloso y fundamental que es, para mi, oler los libros. Ahora lo hago instintivamente, cojo un libro, lo abro, cierro los ojos y huelo sus páginas. Es como presentarnos. Os parecerá una locura pero en ese momento se crea un buen rollito entre el libro y yo, y casi puedo hacerme una idea de si me va a gustar o no.
Sólo por esto, yo digo NO al e-book. Vosotros podéis decir lo que queráis, oye, que aqui no soy yo nadie para imponer nada.
Para gustos, los olores...
Publicar un comentario
Related Posts with Thumbnails