martes, 19 de noviembre de 2013

Cambiar de idea...a la mitad de algo.

Rectificar es de sabios, siempre y cuando el que rectifica sea un sabio. Hoy mientras me vestía para ir a trabajar me estaba poniendo unos zapatos cuando he pensado que con lo que llovía mejor me ponía otros que aguantaran mejor el agua. Hasta aquí el razonamiento bien. ¿Qué fallo?...La ejecución.


Me puse un zapato que iba mejor con la lluvia y cuando digo un zapato quiero decir uno y sólo uno...el otro...se me olvido cambiarlo. Y así marche a pasar el día laboral.

Aunque voy con los zapatos desparejados tengo pareja y tiene la costumbre de cuando me ve volver del trabajo decirme "¿Has ido así?" o "¿Eso con eso no te lo vuelvas a poner junto?"...Hoy va a tener razón...por eso es la horma de mi zapato (perdón pero tenía que hacer un chiste de zapatos).

La duda que me asalta ahora es que estos zapatos van a estar desgastados en desigual con sus parejas ya que han sido puestos una vez más...¿Tendré que compensarlo poniéndome mañana los otros?.

Como dijo el escritor latino de la antigua roma Publilio Siro:

Usted no puede poner el mismo zapato en ambos pies

Imagino que quería decir otra cosa pero a mi me vale para hoy.
Publicar un comentario
Related Posts with Thumbnails